Sanar la percepción: de la rabia, al desamparo a la belleza pura.

Sanar la percepción: de la rabia, al desamparo a la belleza pura.

¿Quién no se ha enfrascado en sus propios dramas y sintiendo que se ahoga en ellos? Sin demeritar los retos que muchas personas enfrentan a diario, también es sabido que hay momentos en que nos ahogamos en un vaso de agua porque lo vemos como un mar turbulento, lleno de tiburones y pirañas que en cualquier instante nos pueden engullir sin piedad.

Así estaba yo hace unos días; en realidad ni sabía muy bien que me pasaba pero la sensación era que mis opciones de construir mi futuro cercano tal como lo quiero se estaban extinguiendo. Me sentí abrumada y desesperanzada.

Sin embargo, entendí también que ahí había algo para integrar, para mirar de una manera más compasiva. No hice nada, lo dejé estar. Me fui a un círculo de mujeres el cual, en esta ocasión, estaba también ayudando a organizar. El tema era la vulnerabilidad. Como siempre fue un círculo poderoso, pero a diferencia de otras veces, salimos confrontadas, con cierta incomodidad.

Particularmente, a raíz de una pregunta en el círculo, comprendí como aún hoy, me enojo conmigo y me juzgo cuando algo que yo misma estoy diseñando o creando no sale a la altura de mis expectativas.

Usualmente no hablo de mi rabia, porque no es tan frecuente, pero también porque me la trago. Sin embargo, al expresarla en ese espacio y darme cuenta de lo que me pasaba con la rabia, hubo algo que se soltó; estaba profundamente agradecida con el círculo por contenerme. Después de soltar el enojo, el cansancio y el desamparo aparecieron ante mi.

La rabia me agota, como a todos; pero también me hace sentir fuerte. La rabia estaba ocultando ese desamparo que a veces siento, a pesar del amor y del apoyo que siempre me han rodeado.

Cuando llegué a casa (en obra y casi vacía por lo mismo) Odín, el perro, estaba muy inquieto. Él siempre duerme tranquilo en su camita, y esta vez no quiso, lloró durante la noche hasta que le entré su cama a mi cuarto, entonces dejó de llorar pero no de estar inquieto, hasta que se acercó a mi cama (no lo dejo dormir en ella) y a su manera me pidió hacerse a mi lado. Lo dejé subirse y dormimos juntos el resto de la noche. En ese instante en el que él se acomoda a mi lado, algo se derrite en mi, suelto un par de lágrimas y entiendo que él estaba inquieto por la ausencia de mi hijo que estaba de viaje, pero por sobre todo estaba así por mi. Fue su manera de hacerse a mi lado que me demostró como ese amor sin juicios te recompone, tanto que al otro día la tormenta en la que me estaba ahogando, se convirtió en agua mansa y cálida, llena de posibilidades.

Sanar la percepción pasa por abordar las emociones de manera genuina y amorosa y no tienes que hacer nada con ellas, solo reconocerlas y aceptarlas y si hay seres amorosos (de dos y de cuatro patas) a tu lado que te pueden contener y acompañar, el tránsito a una nueva y poderosa mirada sobre aquello que te aquejaba será belleza pura.

Share on facebook
Share on twitter
Share on google

Posts relacionados

Ángela María Peña Luque

Ángela María Peña Luque

Es experta en iluminar caminos para que las personas descubran su propósito y aprendan a experimentar el cielo en la tierra. Ha acompañado a cientos de personas a reconectarse consigo mismas, dándoles herramientas para que encuentren en sus vidas: armonía, magia, fluidez, inspiración y plenitud. Trabaja principalmente con líderes, agentes de cambio y personas de todas las edades que se encuentren en procesos de cambio, decisiones o transición y necesiten guía para crear su nueva vida.

separador

Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *