Cuidado Radical

CUIDADO RADICAL

Yo le decía que sí a todo o a casi todo. En mi buen ánimo y disposición siempre estaba lista para lo que fuera… dicen que, como los scouts. 

Sin embargo, estaba lista para los demás, no para mi.  Y las cosas básicas para hacer de mi para mi, como las citas médicas, las aplazaba… por poner sólo un ejemplo. 

No obstante, empecé a sentirme cada vez más cansada y hasta malgeniada por las demandas de los demás hacia mí.   Demandas de tiempo, de atención y de cuidado.  Lo peor es que sentía que tenía el deber de responderles a todos y satisfacer los pedidos de la mayoría.  Claro está que esta idea sobre cómo debía estar para los otros y en últimas cómo servir, estaba absolutamente inconsciente y sí, me estaba llevando por delante. De eso hace ya varios años.  

Síntomas, señales y maestros aparecieron en mi vida mostrándome que así no se servía y no era manera de estar para otros.  Eso no era ser incondicional.  Algunas buenas amigas con su voz de sabiduría me alertaron que no podía seguir cargando con lo de todos y mi hijo en su sabiduría de sus entonces 4 años me enseñaba a poner limites con su ejemplo. Y mi cuerpo también empezó. 

Si hay síntomas de extremo cansancio, de tristeza, rabia o resentimiento; si en algún momento te victimizas sintiendo que nadie te está cuidando cómo tu quieres; te tengo una noticia, el problema no es que los otros no te cuiden es que tú no te cuidas.  

Aprender a cuidarte pasa por saber qué quieres, cuáles son tus necesidades, cuáles son tus valores; pasa por valorar lo más precioso que tienes: tu energía y sus múltiples expresiones: ¿con quién compartes tu tiempo?, ¿con quién compartes tu sexualidad?, ¿a quien priorizas en tu vida? … y pasa por revisar la idea que tienes de servir o de amar. 

Porque las personas no te van a amar más porque les digas que sí a todo, corres el riesgo de que te usen porque lo permitiste. Tampoco porque estés siempre lista para ayudar sin medida.  

Aprende a cuidarte de una manera radical: ámate sin medida, di que no si tu corazón así lo quiere gritar, di que sí cuando tu energía es valorada, cuando has puesto sanos límites y lo único que queda es gratitud infinita porque poner tu energía al servicio la multiplica aún más. 

Yo sigo estando siempre lista.  Sin embargo, escojo, me priorizo a mi también y sirvo, ya no tanto buscando aprobación, afecto o aceptación, porque con los años me he aprendido a dar eso a mi; ahora sirvo desde un lugar más limpio y, cuando necesito recargar energía, me voy a mi cuevita personal a llenarme de energía vital. 

He descubierto que cuidarme radicalmente es la mejor manera de cuidar a quienes amo y de esparcir mis dones sin desgaste ni sobre-esfuerzo.  

 

Ángela María Peña Luque

@harmoniasabiduriainterior

 
Share on facebook
Share on twitter
Share on google

Posts relacionados

Ángela María Peña Luque

Ángela María Peña Luque

Es experta en iluminar caminos para que las personas descubran su propósito y aprendan a experimentar el cielo en la tierra. Ha acompañado a cientos de personas a reconectarse consigo mismas, dándoles herramientas para que encuentren en sus vidas: armonía, magia, fluidez, inspiración y plenitud. Trabaja principalmente con líderes, agentes de cambio y personas de todas las edades que se encuentren en procesos de cambio, decisiones o transición y necesiten guía para crear su nueva vida.

separador

Comentarios

1 comentario en “Cuidado Radical”

  1. Sigo a Harmonia hace mucho tiempo y agradezco todo lo que he recibido ! Siempre me llega el mensaje perfecto, en el momento perfecto . Gracias Angelita por darnos tantos regalos cada vez y por el aporte desde tu infinito amor y sabiduría .

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *