Cómo mantenerse en propósito

Cómo mantenerse en propósito

Llevo muchos años trabajando en este tema de propósito, y me tardé casi todos esos años en entender con claridad cómo es que se vive en propósito. Es de esas cosas que yo he hecho sin darme cuenta cómo. Y al ver que a algunos de mis clientes les costaba mucho trabajo pasar de descubrir su propósito a vivir en propósito, empecé a preguntarme que hacía falta en el proceso para realmente vivirse “enpropositad@”.

Entendí entonces, que muchas personas siguen tratando el propósito como un fin en sí mismo y no como un medio para ir construyendo sus formas propias de bien-estar. Así que se frustran porque creen que sólo se vive en propósito si están haciendo cosas productivas y se pierden del otro componente fundamental: vives en propósito cuando eres, cuando dedicas tiempo a ser no sólo al hacer.

Cuando equiparamos el propósito con el hacer productivo solamente, nos perdemos de gran parte de la riqueza de quienes somos y cuando esto pasa nos desconectamos de nuevo de nuestra brújula interna: nuestro corazón, y seguimos a merced de las expectativas del mundo externo que no siempre coinciden con lo que nuestro ser más profundo anhela.

¿Qué he hecho yo para mantenerme “enpropositad@”?

• Comprender que el propósito es algo que se va desvelando, que los ciclos de vida lo reconfiguran y por tanto su expresión y la manera de manifestarlo, cambia con el tiempo. No porque el propósito en sí cambie, sino porque uno cambia y por ende, se hace conveniente redefinir formas de manifestarlo.
Lo anterior implica fluir con la vida, flexibilidad y desapego al mismo propósito y en las formas como nos lo vivimos.

• Ir sanando las heridas que me mantenían centrada en operar desde el ego y no desde la sabiduría de mi propósito. Esto significa entender cómo mi ego se ha configurado para protegerme del dolor y, a la vez, cómo esa configuración no siempre me es útil para estar conectada con mi propósito. Al contrario, me quita energía y desenfoca mi atención de lo que me hace vibrar; sin embargo el camino no es ignorar las heridas, sino abordarlas y llenarse de comprensión hacia uno mismo.

• Mantenerme fiel a mi. Dedicarme tiempo para escucharme y a la vez escuchar qué del mundo necesita aquello que yo amo hacer y qué del mundo necesita de mi ser. Es un dialogo abierto, de escucha mutua que a veces con tanto ruido resulta complejo; sin embargo, tiempos de silencio propio y de hacer cosas por el simple placer de hacerlas me han llevado a entender lo que la vida misma está pidiendo de mí, más que yo de la vida. Y ahí, atenta en esa escucha, entiendo lo que día a día se requiere de mi en términos de mi propósito.

En resumen, para vivir en propósito hay que navegar con la vida misma y sus ciclos, escuchando siempre la guía que ella nos da y vigilantes a ir integrando el dolor de las heridas para poco a poco aprender a responder desde el corazón y con el alma lo que el mundo demanda de nuestro propósito.

Share on facebook
Share on twitter
Share on google

Posts relacionados

Ángela María Peña Luque

Ángela María Peña Luque

Es experta en iluminar caminos para que las personas descubran su propósito y aprendan a experimentar el cielo en la tierra. Ha acompañado a cientos de personas a reconectarse consigo mismas, dándoles herramientas para que encuentren en sus vidas: armonía, magia, fluidez, inspiración y plenitud. Trabaja principalmente con líderes, agentes de cambio y personas de todas las edades que se encuentren en procesos de cambio, decisiones o transición y necesiten guía para crear su nueva vida.

separador

Comentarios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *