Dejarse guiar por la “vocecita” interior

blogvocecita

Mis decisiones más sabias siempre han sido aquellas que yo defino como más llenas de luz o de amor.   Algunas de ellas, contrario a lo que se pueda pensar, han sido claramente dolorosas, pero no por eso menos iluminadoras y provechosas. Por supuesto que en mis ataques de escepticismo o de duda, me he preguntado si he hecho lo correcto al seguir esa voz y, la mayor parte de las veces, la respuesta llega como un gran sí sonriente, en otras ocasiones la respuesta la da el tiempo.

Creo que muchas personas han tenido esta experiencia, la de escuchar una voz, un susurro, o la de sentir una certeza, ocurrírsele alguna idea extraordinaria, tener sueños reveladores o sincronicidades sorprendentes que simplemente dan la respuesta buscada aunque no siempre de la forma imaginada.

La sabiduría interior es ese aspecto de tu ser que contiene el saber y la expresión de tu divinidad y te guía, la mayor parte del tiempo, de maneras muy sutiles. A veces tan sutiles que no la escuchamos o no le ponemos atención hasta que algo ocurre que nos vuelve a centrar en lo importante.

¿Cuántas veces haz dicho cosas como: debí puesto más atención a mi intuición.., algo me decía que no…, he debido escucharme más… etc?

Algunos terminan recriminándonos por no seguir esa voz sabia, castigándose, poniéndole mayor volumen a la culpa que a la sabiduría y otros la pasan de largo una y otra vez hasta que la vida los pone a escuchar lo que no han querido. Ni castigarse por no escucharla ni ignorar la importancia de esa voz, ayudan a construir conexión con nuestra sabiduría, al contrario, la entorpecen o la disminuyen hasta que, con el tiempo, puede pasar que la dejamos de escuchar u olvidamos que existe, sintiéndonos solos y desconectados de lo esencial.

Escuchar nuestra sabiduría interior entonces se vuelve una destreza, una habilidad para guiar nuestra vida por mejores caminos, caminos más fluidos más llenos de propósito y sentido; poner atención a lo que esa voz sabia nos dice resulta indispensable si queremos vivir conectados con nuestra pasión y otorgarle un mayor significado a la vida.

Practica el silencio, busca espacios que sean vitales para ti; pintar, escuchar o tocar música, bailar, hacer jardinería, fotografía, practicar algún deporte, jugar con tus hijos… realiza aquello que te lleve a estar presente y a volver a tu centro, donde puedas escuchar el susurro de tu sabiduría para dejarte guiar por ella. Conectarnos con lo simple y embuirnos en alguna pasión, es una de las técnicas más simples y sencillas para crear un espacio interior en donde esa sabiduría pueda emerger con más tranquilidad y a un volumen más audible. Escoge hoy lo que te gustaría empezar a realizar con mayor regularidad, pon tu intención en querer escuchar esa “voz” y déjate guiar. Con el tiempo sentirás la diferencia en tu diario vivir.

 

Ángela María Peña Luque

Angela María Peña Luque

Catalizadora de procesos de
cambio y renovación
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Cel: (57+1)3125843307